martes, 10 de noviembre de 2015

(Declaración de la C.N. de Nación Andaluza) ELECCIONES ESPAÑOLAS: ABSTENCIÓN ANDALUZA


Declaración de la Comisión Nacional de Nación Andaluza
ELECCIONES ESPAÑOLAS: ABSTENCIÓN ANDALUZA
N.A. ante las elecciones estatales del próximo 20 de diciembre


El próximo 20 de diciembre se celebran elecciones españolas. Desde Nación Andaluza (NA), organización independentista y socialista, iniciamos el análisis de estas elecciones desde una reflexión evidente pero necesaria: Andalucía sigue siendo una nación sin libertad. Ni la democracia borbónica ni el Estado de las autonomías ni dos estatutos de “autonomía” han servido para avanzar un solo paso en la conquista de la libertad de nuestro pueblo. Tal es así que el Pueblo Andaluz está convocado a unas elecciones el próximo 20 de diciembre para elegir los miembros de unas cámaras desde las que se gestiona la dominación de nuestro pueblo, la explotación de su fuerza de trabajo y el saqueo de sus bienes y de los recursos naturales de nuestra tierra. 

Desde Nación Andaluza entendemos que las actuales características globalizadoras del imperialismo hacen que este necesite para triunfar destruir las identidades y soberanías populares. Las luchas patrióticas por la recuperación y preservación de los intereses nacionales y sociales de los pueblos forman una parte esencial de la lucha anticapitalista. Recientemente estamos observando como, de Escocia al Kurdistán, de Wallmapu (territorio mapuche) a Palestina, está llegando la hora de los pueblos oprimidos que luchan por su libertad. Toca el acabamiento de los viejos Estados-nación burgueses del siglo XIX. El siglo XXI puede que sea el siglo de la conquista de la soberanía de todos aquellos pueblos oprimidos bajo las fórmulas homogeneizadoras del dominio burgués. Y Andalucía ha de ser uno de los primeros pueblos oprimidos por el Estado español en conquistar la libertad perdida. Ese es el objetivo de Nación Andaluza. Ese y no otro debe ser el objetivo de cualquier izquierda que pretenda denominarse soberanista, nacionalista o sencillamente izquierda andaluza. Devolverle al Pueblo Trabajador el poder que España y el Capital le han usurpado alienándolo hasta convencerlo de que no hay otra Andalucía posible que la  actual Andalucía dependiente y alienada.

La militancia de Nación Andaluza nada esperamos de un Congreso de los diputados o de un Senado español que gestionan la dominación de los Pueblos Trabajadores sino es su disolución definitiva que devuelva la soberanía usurpada a los Países Catalanes, Euskal Herria, Canarias, Galiza o Andalucía. Una disolución que no la podrán dictar aquellos que optan, precisamente, a ocupar un sillón en estas cámaras del imperialismo hispánico. Todo lo contrario, tendrán que ser los Pueblos Trabajadores los que la decreten a través de la desobediencia y la movilización de las clases populares. A través de la disolución práctica de estas cámaras por convertir en inútiles sus resoluciones para el devenir de los Pueblos. Para nosotr@s nada nuevo se puede esperar de las cámaras de Madrid, si no es lo que hemos recibido hasta ahora: expolio, colonización y alienación. 

Otra vez vemos como vienen a pescar entre el voto nacional andaluz. Otra vez hay quien, desde organizaciones estatales y estatalistas, llamará al voto de la izquierda nacionalista andaluza para conseguir una “España que trate mejor a Andalucía”. Dijo Blas Infante que España es “el amo que puso Europa” a Andalucía. Desde Madrid nos prometen que tendremos un amo más compasivo, más amable con el Pueblo Andaluz. Para la militancia de Nación Andaluza el auténtico cambio político en Andalucía es su liberación, su completa emancipación y no la sustitución de un amo por otro. 

La militancia de NA no valoramos las intenciones sino los hechos. Quienes autodenominándose como nacionalistas o soberanistas piden el voto del Pueblo Trabajador Andaluz en estas elecciones caen en una contradicción flagrante: dicen querer liberar Andalucía ocupando un puesto en aquellos órganos en los que radica y desde los que se somete al Pueblo Andaluz desde hace siglos ¿Si el propósito es la libertad de nuestro pueblo porque no luchar contra aquel que lo oprime en vez de ir a sentarse a su lado, en sus sillones, dentro de sus instituciones? La lucha por la libertad del Pueblo Andaluz no puede mantenerse como una filtración, como una corriente interna de un proyecto estatalista superior ni en la teoría ni (como pretenden algunas fuerzas políticas) en la práctica. Quienes plantean esta opción es porque, consciente o incoscientemente, no aspiran a la liberación de Andalucía priorizando objetivos cortoplacistas. Si nos uniéramos a estos planteamientos llegaríamos a lo sumo a convertir el soberanismo andaluz en una parte integrante de la izquierda estatalista. A situarnos de nuevo en el rol de ser la parte graciosa, simpática y bufona de un todo estatal español. El lugar en el que siempre nos han querido ver las clases dominantes. 

El desarrollo actual de la lucha de clases en Andalucía nos indica que este no es el momento de culminar proceso revolucionario alguno coaligando un espectro amplio de fuerzas. Mucho menos trasladando el proceso allende nuestras fronteras, al conjunto del Estado. Todo lo contrario: ahora es el momento de realizar un trabajo de clarificación ideológica tan laborioso como necesario que será fructífero para la izquierda independentista y el soberanismo andaluz a medio plazo. La liberación de Andalucía sólo puede realizarse desde un enfrentamiento ideológico y programático nítido entre el opresor y nuestro pueblo; entre el Estado español y Andalucía. Sólo así conseguiremos que el Pueblo Trabajador Andaluz visualice de forma clara quienes están a su lado y quienes están frente a él. Sólo de esta manera podremos conseguir elevar la conciencia de las clases populares andaluzas, clave a partir de la cual impulsar la liberación de Andalucía.

De nuevo vendrán a vendernos la ilusión de poder ejercer un voto útil para cambiar ”algo” mientras en Andalucía lo que hay que cambiar es TODO. La escasa utilidad del voto andaluz en unas elecciones españolas es la de proporcionarle un sillón a algún ingenuo o arribista que en nombre de Andalucía pretenda auparse hacia las instituciones que precisamente nos oprimen. El argumento del voto útil es una falsedad cada vez más evidente para los sectores más avanzados del Pueblo Trabajador Andaluz que son conscientes del maltrato y la opresión que ejerce el Estado español sobre Andalucía y de que el problema no es quién esté en Madrid sino la relación colonial entre el Estado y Andalucía, entre el dominio de las burguesías institucionalizado en el Estado español y el Pueblo Trabajador Andaluz.

Desde Nación Andaluza afirmamos que Andalucía ya lleva demasiados siglos siendo sierva del amo. Andalucía necesita caminar sola y el 20 de diciembre tendremos una oportunidad de hacérselo saber al amo. De hacérselo saber a los distintos aspirantes a ser el amo de Andalucía. Por todo ello desde NA llamamos a nuestros militantes y simpatizantes a practicar la ABSTENCIÓN ACTIVA y a NO PARTICIPAR en la farsa española para elegir el nuevo amo de Andalucía. A propagar y exponer el sometimiento del Pueblo Trabajador Andaluz en los centros de trabajo, en las aulas, en las calles y plazas de nuestros barrios resumiéndolo en el lema “Elecciones españolas: abstención andaluza”.

¡Elecciones españolas, abstención andaluza!
¡Viva Andalucía libre y socialista!

Comisión Nacional de Nación Andaluza.
Granada, 8 de noviembre de 2015.